Una de las necesidades vitales del ser humano es el contacto con otros seres humanos. Ese contacto con otros se da en el contexto familiar y fuera de él. Pero para que esas relaciones sean verdaderamente satisfactorias, no basta con tener contacto con otras personas, hay que profundizar más en esas relaciones y establecer un lazo afectivo. Lo que se conoce popularmente como hacer amigos.

Aclaro esto de entrada porque en los últimos años con la aparición de las Redes Sociales hemos asistido a una cierta banalización de la amistad. Pareciera que hacer amigos es lo más sencillo del mundo. Redes como Facebook han provocado que sea muy fácil y con un coste mínimo aceptar a otras personas dentro de la red, que son llamadas amigos. Aunque la mayoría somos conscientes de que muchas de esas personas no son en realidad amigos, el uso del término provoca un cierto desgaste de su verdadero significado. La amistad ha generado mucha literatura, cine, canciones, etc…y debería ser por tanto mejor conocido el significado de tener un amigo. Pero parece que no es así. Las redes han entrado con fuerza en nuestras vidas sea para bien o para mal.

A pesar de esta introducción no es mi intención hacer un post sobre el significado de la amistad. Me gustaría dar unas ideas de cómo hacer (y mantener) amigos, ya que es un tema que por mi trabajo diario como psicóloga soy consciente de que preocupa a muchas personas. Lo primero que hemos de pensar es que en cada etapa de la vida los amigos tienen un significado diferente. El tener amigos en la infancia o en la adolescencia se vive de un modo distinto a tenerlos en la edad adulta. En esas primeras etapas los amigos llegan a ser lo más importante de nuestro mundo y con la edad, otras personas comparten esa importancia como la pareja, los hijos, los familiares. También hemos de tener en cuenta que no todas las personas le conceden la misma importancia a la amistad y las relaciones sociales.

Vistas estas diferencias, vamos con una lista de ideas de cómo hacer amigos y mantenerlos:

Dar y dar. En las relaciones con los amigos suele haber una mezcla de expresividad emocional y de instrumentalidad. Es decir, no sólo nos juntamos con otros porque satisfacen nuestras necesidades afectivas y de relación sino también porque nos ayudan en algunos otros aspectos. Eso no hace la amistad menos noble o valiosa siempre y cuando se de en un cierto equilibrio. Y ante la duda, mejor dar más que pedir. No esperes que tu amigo venga a descubrirte su necesidad; ayúdale antes. Juan Luís Vives.

Primero conocer. Es difícil que llegues a una amistad si primero no conoces a alguien. Es un paso obvio, pero a veces nos olvidamos de él. Hay personas que tienen dificultades en dar ese primer paso, Algunas ideas para rompe el hielo:

1. Ve a lugares en dónde puedas establecer relaciones sociales. Trata de hacerlo con cierta frecuencia.

2. Establece contacto visual y haz algún comentario casual. Qué decir dependerá del contexto pero quítate la presión de tener que decir una “gran cosa”. Nadie espera eso, es una trampa de tu cabeza.

3. Di tu nombre y pregunta el nombre a la otra persona. Llamar a alguien por su nombre facilita la conexión.

4. Busca temas relacionados con el contexto (es más fácil). Pregunta al otro sobre sus intereses.

5. En la medida de lo posible trata de tener un lenguaje corporal relajado y no demasiado cerrado.

6. No fuerces la situación. Si la cosa no fluye, despídete amablemente y no te frustres. No todo el mundo está abierto a nuevas conexiones por el motivo que sea. No lo personalices.

Mantener el contacto. Cuando ya se han dado esos primeros pasos, se trata de mantener el contacto. La vida diaria nos mantiene muy ocupados y en ocasiones resulta complicado quedar con los amigos. Pero si no te esfuerzas un poco no conseguirás que las amistades perduren.  No busques al amigo para matar las horas, sino búscale con horas para vivir. Khalil Gibran.

Intereses comunes. Las personas nos solemos vincular a otras con las que tengamos intereses en común y creencias similares en algunos ámbitos. Tenlo en cuenta a la hora de elegir porque te facilitará las cosas enormemente. ¿Quién puede disfrutar a solas? John Milton

Interés genuino. No fuerces amistades a toda costa. Las personas nos damos cuenta de quién tiene un interés genuino en nosotros y quién no. Trata de ser lo más auténtico posible. La única manera de hacer un amigo es serlo. Emerson

Mantén la equidad. Si le haces un favor a un amigo, es normal que esperes a cambio si en otro momento necesitas de él, que te “devuelva el favor”. No hace falta que sea en la misma medida, pero si que te dé como mínimo unas palabras de apoyo. Es la conocida como “norma de reciprocidad“. Dar y recibir. Las relaciones que no mantiene una cierta equidad suelen fracasar. Apártate progresivamente, sin rupturas violentas, del amigo para quien representas un medio en vez de ser un fin. Santiago Ramón y Cajal

Fomenta la confianza. Una de las maravillas de tener un amigo es poder hablar con alguien a calzón quitado, sin máscaras, siendo tu mismo. No desaproveches esa oportunidad. ¿Qué cosa más grande que tener a alguien con quien te atrevas a hablar como contigo mismo? Cicerón

Disposición a ayudar. Si tienes un amigo y no le ayudas cuando lo necesita (en la medida de tus posibilidades) no puedes considerarte su amigo. Y eso dejará una herida que puede hacer que la relación se rompa. La verdadera amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido. Tagore

Redes sociales. Hasta hace unos años los lazos de amistad se establecían con personas que estaban próximas físicamente: compañeros de estudios, de trabajo, vecinos, etc…Hoy con las redes sociales tenemos la posibilidad de establecer lazos con gente alejada físicamente. Eso tiene sus ventajas e inconvenientes. Te ayuda a mantener el contacto a diario, aunque sea de una manera superficial. Pero dificulta la experiencia de la relación cara a cara. Busca un equilibrio y maneras de suprimir las carencias que la distancia provoca. Nuestra amistad no depende de cosas como el espacio y el tiempo.Richard Bach

Espero que estas ideas te sirvan para disfrutar de ese privilegio que supone en esta vida la amistad . Y si no disfrutas de ese privilegio, para que te animes a hacerlo. Y no desesperes si a a veces no sale bien el intento, sigue probando. La recompensa es grande. Como dijo Saint- Exúpery:  No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.

Y recuerda, que si no te ves capaz, puedo ayudarte en tu objetivo de tener más amigos y mejorar tus habilidades sociales. Solicita una consulta profesional conmigo.

¿Qué valor le das a la amistad? 

Mertxe Pasamontes