puestadesol10

Para ir despidiendo el año y antes de hacernos los buenos propósitos para el 2011, nada mejor que hacer una pequeña revisión a cosas ya hechas y que podríamos evitar repetir porque no han funcionado. Para ello podemos echar un vistazo a 5 enemigos internos que a veces tenemos y que a pesar de que puede parecer que ayudan no suelen ser más que palos en las ruedas de nuestros proyectos. A veces, nos educan para que los cumplamos, para que de algún modo pensemos que actuar así es lo correcto.

Los 5 enemigos internos  son:

Esfuérzate más. Un error extendido es que cuando algo no sale bien, el truco está en esforzase más. Y en realidad, el quid de la cuestión no es esforzarse más sino esforzarse mejor. Esforzarse en sí mismo nos puede llevar a insistir y forzar, repitiendo sistemáticamente los mismos errores. Esforzarse mejor es trabajar “en la zona” aprender a entrar en flujo y disfrutar.

Se perfecto. Que es casi una maldición que nos susurra en voz baja: no lo logres. Porque la perfección no existe y lo mejor es enemigo de lo bueno. Hay que evitar el perfeccionismo inútil y trabajar en la mejora continua de aquello que nos interesa y en tomar la maestría como un camino y no como un éxito que alcanzar. Hemos de pensar que cuando dejamos de aprender, morimos.

Se complaciente. En este caso podríamos casi decir: Peligro mortal! Ser complaciente es una de las cosas que más problemas puede traerte ya que anula tus necesidades frente a las de los otros y deja tu verdadero Yo de lado. Y eso no quiere decir que no podamos hacer cosas por los demás, pero no hemos de hacerlo de manera sumisa, como si fuera una obligación que es lo que ocurre cuando tratas de ser complaciente. Si además esa actitud es un tratar de complacer a todos, tienes el fracaso asegurado. Seth Godin comentaba en un post reciente que si quieres tener de verdad tu tribu, tus “fans”, es en esas personas en las que has de fijarte, en las que has de poner tu energía y dedicación y no en las que te critican o te ignoran.

Date prisa. Es frecuente también que nos metan prisa, desde pequeños con los acaba ya de comer, vístete que llegamos tarde….hasta en la edad adulta con los exámenes en los estudios y los plazos de entrega en los trabajos. No se trata de ir a ritmo de samba, pero si de tomarte el tiempo que necesitas. De poner un poco más de slow down en tu vida. Lee este pequeño cuento ejemplo.

Un paseante vio una vez a un pastor que, subido a una escalera, daba de comer de las tiernas ramas de un árbol a una cabra que llevaba en brazos. A cada rato debía bajarse de la escalera y buscar una nueva posición donde subirse, para que la cabra comiera hojas verdes. Intrigado, preguntó a aquel hombre:

-¿Qué haces ahí subido a la escalera?

-¿No lo ves? -contestó el pastor-. Doy de comer a la cabra.

-¿Y cómo se te ocurre hacer eso? -volvió a preguntar de nuevo-. No ves que así vas a tardar muchísimo tiempo?

-¿Y qué prisa tiene la cabra?

Se fuerte. Es esa extraña idea, más extendida de lo que nos pensamos, de que no podemos mostrar nuestras debilidades, sobre todo en el campo profesional. En el seno familiar o entre amigos íntimos, se nos tolera más decir aquello que nos sucede. Pero no en los trabajos. Y si somos humanos, hemos de aceptar que tendremos debilidades y gracias a eso seremos capaces de conectar con los demás. Porque alguien escondido tras su armadura es incapaz de conectar con los otros. El antídoto para el se fuerte, es más emoción y corazón.

Estos 5 enemigos también podríamos denominarlos creencias limitadoras, partes de nuestro mapa del mundo que nos impiden avanzar pero bajo la apariencia de estar ayudándonos. Por eso, antes de acometer en el próximo post la tarea de  planificar el nuevo año, te invito a que te tomes unos minutos de reflexión e intentes detectar si tienes alguna de estas creencias limitadoras. Pues a veces son mucho más sutiles de lo que nos pensamos, están tan ligadas a nuestro comportamiento que nos pasan prácticamente inadvertidas. O incluso podemos pensar que nos están ayudando a avanzar!

Así que te dejo con la pregunta obvia: ¿tienes alguna de estas creencias limitadoras?

Si quieres escuchar el post en formato podcast clicka en el reproductor:

Mertxe Pasamontes