poker-de-asesUna de las cosas que más me gusta, es encontrar las actitudes de las que suelo hablar en los lugares y personas más insospechados. Eso es lo que me ha ocurrido hoy al leer la Contra y encontrarme con Raúl Páez, ´el toro´, mejor jugador español de poker profesional. La verdad es que no soy aficionada al juego ni a las apuestas , pero me ha sorprendido el modo en que Raúl llegó a hacer del póquer su profesión y a ser considerado uno de los mejores del mundo con 31 años.

Raúl no nació en un Casino ni es hijo de nadie relacionado con ese mundo. Sus padres tenían una charcutería y él llegó a ese mundo por casualidad. No voy a cuestionar el póquer como modo de ganarse la vida, ni emitir un juicio moral al respecto. Tampoco pretendo con lo que diré a continuación mostrar un valor más allá del metafórico, pero creo que realmente el modo en que Raúl ha llegado donde está es aplicable a  cualquier profesión.

Lo llamaremos el repóquer de Ases:

As1. Descubrir tu pasión. Raúl tuvo claro que era el póquer. ¿Sabes tú cuál es la tuya?

As2. Osadía. A pesar de que nunca había jugado, decidió dedicarse a eso. ¿Te atreves tú a dedicarte a lo que realmente te gusta?

As3. Horas de práctica. Raúl se puso a jugar y jugar hasta a aprenderlo todo. ¿Estás dispuesto a practicar lo necesario para conseguir lo que quieres?

As 4. Perseverar. Al principio, casi todo eran fracasos. Pero no por ello desistió en conseguir su meta. ¿Sigues tú aunque las cosas te vayan mal?

As 5. Fluir. Reconoce que pasa por todas la emociones, pero sobre todo, que disfruta. ¿Disfutas tú de lo que haces o sólo te esfuerzas?

Dicho esto, sólo me queda una pregunta por hacerte: ¿Llevas un repóquer o vas de farol?

Os dejo con una frase que me gusta especialmente: Aquello que puedes hacer, o sueñas que puedes hacer, comiénzalo. La audacia tiene genio, poder y magia. Goethe

Mertxe Pasamontes