salirdelhoyo

La entrevista que le hicieron ayer en Singulars a Mario Alonso Puig, médico y especialista en temas de estrés y liderazgo es de las que merece la pena escuchar, no sólo una vez, sino cada vez que sientas que te vienes abajo, que tienes ganas de tirar la toalla, que las circunstancias parecen superarte.

Alonso realizó una excelente explicación de los mecanismos psicológicos y fisiológicos que desencadenan el estrés y una defensa elocuente y con los pies en el suelo del pensamiento positivo, entendido no como un optimismo vació sino como la capacidad de elegir la mejor alternativa posible de las que se nos presentan. Un optimismo inteligente.

Me gustó la pequeña guía que dio de cosas a hacer cuando estás en una situación en que parece que todo se ha vuelto en tu contra. Son situaciones en que se produce el llamado “secuestro amigdalino”, es decir, nuestro sistema emocional entra en alerta y segrega cantidades ingentes de cortisol para permanecer en ese estado, que prolongado es muy perjudicial. Es un estado que era y es útil en un momento de amenaza o peligro, pero que sostenido en el tiempo es demoledor. Concretó el modo de salir del “hoyo” en cuatro pasos:

– La ayuda de otra persona, tener un compañero de destino. Sentirse apoyado en una situación difícil es crucial. Y aunque lo ideal es encontrar a alguien de tu entorno, en el caso de que no lo encuentres, se puede recurrir a un profesional. Pero no vale cualquier profesional, ha de ser alguien a quien de verdad le importes. Y eso se nota, no hace falta que yo te lo explique.

– El ejercicio físico. Se ha visto que el ejercicio segrega oxitocina y ésta desconecta la amígdala, es decir, el estado de alerta o suprevivencia.

Enfocarte en lo que quieres y no en evitar lo que temes. No sirve de nada quedarse en el diálogo interno negativo que lo único que hace es seguir alimentando la producción se sustancias tóxicas para nuestro organismo.

Reírse, tener sentido del humor. La risa también segrega betaendorfinas que como la oxitocina, desconectan ese sistema de alarma que tanto nos perjudica.

¿Qué necesitamos para lograr esto? Coraje y resiliencia. En el próximo post explicaré algunos métodos para fortalecer ese coraje interno, porque el que pierde dinero pierde poco o mucho, el que pierde la salud pierde mucho pero el que pierde el coraje, lo pierde todo.

No os perdáis la entrevista, puede haceros ver con claridad cosas que sólo intuís de pasada.

¿Crees que saldrías de una situación adversa?

Mertxe Pasamontes