emocionynaturalezaMuchos sabéis que he estado en un curso de Coaching Generativo© con Roberts Dilts y Stephen Gilligan. Hablaré del tema, pero creo que antes de llegar ahí, hay que realizar un pequeño camino. El camino empezará a raíz de una entrevista que le hacen a Elsa Punset en la que nos habla de la importancia de las emociones y de una adecuada educación emocional (que si no has tenido la suerte de tener en tu infancia, puedes trabajarte ahora, nunca es tarde).

Voy a entresacar algunos fragmentos de sus palabras que me parece indispensable tener en cuenta (me vais a permitir que sean un poco largos los fragmentos pero es que vale mucho la pena):

Adiestrémonos en gestión emocional. La ciencia demuestra que todo – hasta un pensamiento-arranca de una emoción: ¡somos animales más emocionales que racionales!

[…]

Hay sólo dos modos de relacionarse con el mundo: desde el miedo o desde el amor. Sentir curiosidad por el mundo es amarlo, es lo mismo. ¡Es lo que sienten los niños pequeños!

Esa inocencia radical, ese amor, curiosidad… es lo que luego nos enseñan a perder.

[…] no escuchamos lo bastante las voces de nuestras emociones. Habitúate a escucharlas y entenderás tus pasiones. Y una vida con pasión y sentido es más feliz.

Un amigo mío indio me dijo: “A vosotros os entierran a los 80 años, pero os morís a los 20”. Me hizo pensar… Hoy sabemos que nuestro cerebro es muy plástico: ¡podemos reinventarnos cada día durante 80 años! No lo hacemos. ¡Atrevámonos, pues es posible!

Excitante: reinventarte cada día.

Abrámonos a la realidad…, que incluye el misterio. Darle la espalda a lo inconsciente y a lo misterioso nos priva del 80% de la realidad, ¡la convierte en plana y aburrida!

¿Cómo aconseja mirar la realidad?

La ciencia nos habla de lo que sabe, pero no puede hablarnos de lo que no sabe. No prescindas de todo eso. ¡Permítete inventar preguntas y soñar respuestas! Es esa capacidad de inventar y soñar (y no sólo la de analizar) la que nos hace plenamente humanos.

Son temas que a los que venís siguiendo este Blog, no os resultarán sorprendentes: emoción, decisión emocional o intuitiva, sentir la vida, poner el alma, etc… pero que creo que olvidamos con excesiva facilidad buscando el método o la receta que nos permita tomar decisiones sin equivocarnos (cosa imposible!) o saber qué camino seguir (bastante difícil también si sólo lo hacemos desde lo racional, ya que será un camino sin corazón).

El problema es que nuestra sociedad occidental hiperracionalizada, tecnificada y científica, ha perdido gran parte de su conexión emocional. Incluso a veces parece que es “cool” decir que sólo crees en aquello que es racional, en lo que demuestra la ciencia (hasta el amor es explicado por una “descarga hormonal”, que si bien se produce, no se si puede explicar porqué sí ante unas persona y no ante otras). Por eso también me gusta que sean personas vinculadas al pensamiento científico las que hablen de la emoción, pues también es fácil descartar su opinión cuando lo hace alguien relacionado con lo “alternativo”. La ciencia está bien, es necesaria, ayuda en el progreso,pero no lo explica todo. La racionalidad es también útil para muchos aspectos de la vida, en la manera de organizarse, para algunas cuestiones prácticas. Pero sin emoción estás muerto. Vivo físicamente pero muerto interiormente. Y las acciones que realices desde ahí, serán vacías, pues le falta aquello que las hace humanas: la emoción.

¿Conectas con tus emociones? ¿Decides teniendo en cuenta tus emociones?

Mertxe Pasamontes