¿Cuántas dietas has hecho durante tu vida? ¿Cuánto peso has perdido? ¿Has logrado mantener esa pérdida de peso durante bastante tiempo? Tener el peso ideal es una preocupación para muchísimas personas. O las dificultades para conseguirlo. O el hecho de que numerosas dietas fracasen  a pesar de vender promesas de conseguir el peso ideal fácilmente. Y yo no te voy a a decir ahora que conseguir el peso ideal sea una tarea fácil y rápida, pero sí que puede conseguirse.

Lo primero que tienes que entender es que el peso ideal no siempre coincide con tu peso deseado. Frecuentemente, por tu genética, complexión física e historia alimenticia previa, es posible que el peso al que tu cuerpo tiende no sea exactamente el que tú querrías. Pero ha de estar dentro de los parámetros normales y en un peso que sea sano para ti. Y te has de poder ver bien en ese peso, sea el que te parece el ideal, o esté unos pocos kilos por arriba o por abajo del ideal. Es el ideal para tu cuerpo. Y ha de serlo para tu mente.

Por eso, este curso que te presento hoy no va de dietas. Las dietas no funcionan a largo plazo. Y te hacen sufrir mucho la mayor parte del tiempo. Este curso va de disfrutar comiendo. Pero de disfrutar de verdad, hasta casi llegar al éxtasis. Y no, no hablo de atiborrarse. Porque darse un atracón no es disfrutar, ni se le parece. Nos han acostumbrado a celebraciones con mucha comida, hasta quedarse empachado. Y nos han hecho creer que eso es disfrutar comiendo. Pero no lo es.

Disfrutar comiendo es algo mucho más sutil y delicado. Hay que desarrollar todos y cada uno de nuestros sentidos para gozar de ese deleite. Hay que aprender a estar totalmente presente en cada momento en que estés comiendo. El mundo ha de detenerse cada vez que tomas un primer bocado de algo. Y dejar que ese bocado estalle en tu boca en una sinfonía de sabores y aromas. Y seguir disfrutando hasta sentir que ya te notas bien, que ya estás lo suficientemente saciado.

He elaborado un curso que te permita aprender a recorrer ese camino. Es un camino lento, para tomar sin prisas, para ir aprendiendo a tu propio ritmo. Y en ese aprendizaje descubrirás un nuevo modo de relacionarte con la comida en la que potenciarás al máximo tu deleite y a la vez conseguirás comer lo justo y adecuado en cada momento.

Y así, paso a paso viejos hábitos irán cayendo y otros nuevos se irán incorporando. Todo desde el goce sensorial y emocional. Y de esa manera, sin esfuerzo, conectando contigo mismo y con tus propios deseos, encontrarás la ración justa para ti, los alimentos que te convienen, cuando seguir comiendo y cuando parar. Aprenderás cómo lograr satisfacción comiendo y no engordar en ese proceso.

Y no vas a estar solo en ese proceso de cambio y descubrimiento. Te iré guiando paso a paso. Tendrás unos ejercicios de Mindfulness que te ayudarán a disfrutar del placer del momento, a sentir el hambre y la saciedad y saber qué tipo de hambre tienes en cada momento. Porque no hay un solo tipo de hambre y saber eso es esencial para comer adecuadamente.

Y tendrás una ayuda extra con la hipnosis, para que tu inconsciente trabaje conjuntamente contigo en este cambio de hábitos que iniciarás en el momento en que empieces el curso. ¿Hasta dónde? Hasta dónde tú quieras llegar. No hay un mínimo requerido, pero tampoco hay un máximo. La magnitud del cambio la pones tú. Yo solo te doy los elementos para que puedas hacerlo disfrutando. Y tú llegas hasta donde quieras llegar.

Así que sólo me queda preguntarte:

¿quieres disfrutar comiendo sin engordar? ¿estás dispuesto a embarcarte en esta aventura de cambio y autodescubrimiento?

En los links encontrarás más información sobre la estructura y los contenidos del curso. Espero que te decidas a hacerlo porque no hace falta tener sobrepeso para realizarlo. Basta con querer disfrutar del placer de comer y mantenerte en un peso sano y equilibrado. Comemos tres veces al día, ¿por qué no hacer de ello un momento de goce intenso? Los seres humanos tenemos la capacidad no sólo de alimentarnos, sino de hacer de ello toda una experiencia. No la desaproveches.

Mertxe Pasamontes