Estamos viviendo uno de los momentos más difíciles de los últimos 30 años para encontrar un empleo. Por eso, por muchos post, artículos o consejos que tengas al respecto, creo que no está de más repasar y darle dos vueltas a algunas de las cosas que ya sabemos y tal vez, descubrir alguna que no se nos había ocurrido. Es posible que esta guía no te lleve a encontrar trabajo, pero lo que seguro que no te llevará a encontrarlo es quedarte lamentándote o de brazos cruzados. Así que, ¿por qué no intentarlo?. Es obvio que esta pequeña guía no puede recoger las miles de situaciones particulares de cada uno, así que aplica lo que te sea de utilidad y prescinde del resto.

Hablo de fases y no de pasos, porque cada fase va a exigir algunos pasos. Tal vez algunos ya los has hecho y sólo tengas que revisarlos y otros seguramente los tendrás que hacer desde el principio. No descartes nada porque cada cosa tiene su importancia y nunca se sabe cuál es el punto que puede ser el clave. Vamos con esas fases:

1. Autoconocimiento

Cuando el trabajo era abundante tal vez podías encontrar un empleo sin saber quién eras, ni como eras. Pero incluso en ese momento no era una buena idea pues fácilmente has podido acabar haciendo algo que no se ajusta a ti en absoluto. Es posible que ahora mismo te encuentres en esa situación, trabajando de algo que ni te llena ni te satisface, pero aguantando por miedo a no encontrar nada más. Sea cual sea tu caso, tómate el tiempo de conocerte pues no será tiempo perdido. Los pasos de esta fase serían (el orden en que los hagas puede variar):

- Descubre tus puntos fuertes y tus puntos débiles. Un análisis DAFO puede servirte pero te recomiendo que aparte de tu propia impresión recojas también la de la gente que te conoce bien, ya que así tendrás un cuadro más completo. Además de para empezar a saber cuál es tu perfil, será una tarea ya avanzada de cara a una entrevista de trabajo.

- Qué te gusta hacer. Esta es de esas preguntas que parecen fáciles pero que te puede llevar años descubrir realmente lo que te gusta. Porque no se trata de encontrar  algo que más o menos te guste, se trata de descubrir tu elemento. Ya te dije al empezar el año que lo único que iba a proponerte como objetivo del 2013 era que descubrieras tu pasión. Y no me cansaré de insistir en ello, pues sólo ahí se puede encontrar una satisfacción y una plenitud más profunda y duradera.

- Qué puedes ofrecer. Sería ideal que lo que puedes ofrecer esté en la línea de tu elemento, pero en cualquier caso tienes que hacer una lista de qué cosas puedes ofrecer. Si encuentras que en algo de lo que te gustaría ofrecer, te falta formación, es el momento de ver cómo obtenerla.

2. Que te conozcan

Una vez tengas la primera fase cubierta, es hora de que el mundo te conozca, sepa qué sabes hacer y que les puedes aportar. Afortunadamente hoy contamos con las Redes Sociales para hacer más fácil la tarea de darnos a conocer, pero también hay que usar otros medios más tradicionales. Vamos a repasar los principales puntos:

- CV- perfil. Sí, ya sé que muchos dicen que el CV está obsoleto, pero no es cierto. En más de una ocasión te lo van a pedir, así que tenlo actualizado y optimizado. Y además un CV completo y ordenado te servira de guión para rellenar los perfiles de las redes en las que te apuntes. No tiene mucho sentido estar en Linkedin si no tienes un perfil completo y actualizado. Ten preparada una carta y/o email de presentación por si la necesitas enviar con unos pocos ajustes de manera rápida. Aunque se supone que eso también está obsoleto, todavía se pide en muchas ocasiones.

- Date de alta en las webs especializadas en búsqueda de empleo y también en las de tipo Linkedin, Xing, Cuvitt que buscan más la relación entre profesionales, buscar perfiles interesantes, etc…Recuerda mantenerlas actualizadas e interaccionar en algunos grupos del tema que resulte de tú interés. Son además un buen modo de tener tu CV expuesto sin ningún coste por tu parte en la modalidad Free.  Aquí hay un listado de las que se consideran las mejores webs para la búsqueda de empleo.

Practica el Networking. Esta práctica ha de darse tanto en el nivel online como en el offline. Las webs mencionadas anteriormente son un buen lugar para generar contactos laborales de interés, enterarte de eventos a los que acudir, intercambiar  experiencias con otros profesionales, etc… No puedes olvidarte tampoco de hacer eso en todos los lugares offline en que lo que tu buscas pueda estar presente. Acude a ponencias, reuniones profesionales, visita los lugares en dónde podrían contratarte, etc… Puede ser una tarea ardua, pero como ya dijimos peor es estar cruzado de brazos. Y sobre todo, explica a familiares y amigos lo que estás buscando. Ellos son tus mejores “representantes” y pueden ponerte en contacto con otras personas o hacerte llegar esas ofertas que nunca salen al mercado. Que te aseguro que son muchas.

3. Que te contraten

Si tu objetivo es trabajar para otros (si no, pasa directo a la siguiente fase), tendrás que conseguir el preciado contrato. Para eso has de estar atento a todas las ofertas que puedan surgir y hacer llegar tu interés por ellas. El modo dependerá de cómo te haya llegado la oferta. Y en caso de que te llamen, llegará la ansiada/temida entrevista de trabajo. Sobre esto puedes encontrar muchísima información de cómo prepararla en libros o en la Red. Yo sólo te voy a decir una cosa: en una entrevista no te juzgan a ti sino tu “idoneidad” para un determinado puesto de trabajo. No lo personalices más de la cuenta. Y si te dicen que no, por mal que te sepa, piensa que a la larga es mejor no estar en un lugar para el que no somos “idóneos”. Te lo digo por experiencia.

4. Autocontrátate

Y dejo para la última mi parte favorita que es la autocontratación, sea en forma de autoempleo o de emprendimiento. Es obvio que esta modalidad no se ajusta a todas las necesidades y de ahí las fases 2 y 3. Pero no por ello deja de ser mi preferida. Ya os hablé hace un tiempo de mis Doce motivos para ser freelance. Además creo realmente que estamos ante un nuevo paradigma y muchas de las cosas que hicimos en el pasado ya no servirán en el futuro. Parte de lo realizado en las fases anteriores es ya un buen punto de partida para crear tu marca personal (te enlazo a un post sobre un buen libro de un gran profesional de este tema, Andrés Pérez), pero hay que ir más allá ya que es necesario dar más pasos que esos. Alguien que crea su propio trabajo ha de amar lo que hace. Va a tener que construirse una reputación sólida y manejarla bien. Y conseguir su pequeño nicho de mercado.

Y si te decides a emprender, va a ser también un camino que requerirá de múltiples fases y elegir el momento adecuado. Pero es algo que excede el contenido de este post así que te dejo con estos libros y el consejo de que emprendas con corazón.

Espero que estas sugerencias os puedan ser de utilidad. Si encontráis que os atascáis en algún punto podeis solicitar ayuda a un buen orientador laboral, career coach o al profesional más adecuado a vuestras necesidades. A veces un empujón externo es todo lo que necesitamos para coger carrerilla.

Sólo me queda decirte: Suerte!

Escuchar podcast:

Mertxe Pasamontes