Como digo en el titulo gestionar tu pensamiento es la esencia del bienestar. O por lo menos una mitad de esa esencia, ya que la otra mitad sería gestionar tus emociones de la que ya hablé en otro post. Pero como seres pensantes que somos ambos aspectos están muy relacionados y por ello es importante que trabajes a fondo con tu pensamiento y especialmente con el modo en que te relacionas con él.

¿Cuál es nuestro diálogo interno?  ¿De que modo te hablas a ti mismo? Empezar a gestionar tu pensamiento. 

Esta es la primera pregunta que debes hacerte, cómo te hablas a ti mismo, cómo son tus pensamientos. Algunas veces, sin que te des cuenta, ese diálogo interno está constituido por creencias internas limitadoras y negativas sutiles e infinitamente  peligrosas. Algo a lo que he llamado el enemigo interior, pues reside dentro de ti mismo. Un enemigo sutil porque muchas veces esas creencias están tan asumidas e interiorizadas que apenas eres conscientes de tenerlas. Para ti es normal pensar así. Así te enseñaron a hacerlo y ni tan siquiera te planteas que pueda hacerse de otra manera.  Forman parte de tu Guión de vida (entra aquí si quieres saber más sobre el tema). Y son creencias peligrosas pues actúan como virus mentales, que infectan todo tu pensamiento de una manera solapada, contagiando con esa negatividad todo lo que haces. Son creencias del tipo: no soy capaz, no sirvo para esto, no soy inteligente, a mi las cosas siempre me salen mal, no tengo suerte, soy un desastre, soy patoso, no me merezco que me suceda algo bueno, etc.

Y lo peor de todas estas creencias es que las asumes como ciertas. Ni tan siquiera te planteas que pueden no ser verdad. Estás tan metido en tu pensamiento, en tu mapa del mundo y en tu modelo mental que ni tan sólo te das la opción de que eso no sea cierto. Y vaya por delante que una gran cantidad de los pensamientos que tienes cada día no son ciertos. No se corresponden con ninguna realidad objetiva. Existen sólo porque tú los alimentas en tu cabeza. ¿Sorprendido? Pues es así, te lo aseguro. Nuestro cerebro se dedica a pensar prácticamente todo el tiempo y a sacar conclusiones de las situaciones que faciliten nuestra supervivencia. De ese modo enfatiza lo negativo como medida de autoprotección. Aunque la posibilidad de que eso sea así o suceda sea ínfima.

¿Cómo se forma el diálogo interno?

El diálogo interno se forma en la infancia a través del Guión de vida. Y a lo largo de la vida se va actualizando. Carlos Castaneda  en su libro “Una Realidad aparte” atribuye a Don Juan Matus la siguiente reflexión:

“Nos hablamos incesantemente a nosotros mismos acerca de nuestro mundo. De hecho, mantenemos nuestro mundo con nuestro dialogo interno. Y cuando dejamos de hablarnos sobre nosotros mismos y nuestro mundo, el mundo –entonces- es siempre como debería ser. Con nuestro diálogo interno lo renovamos, lo encendemos de vida, lo sostenemos. No sólo eso, sino que también escogemos nuestros caminos al hablarnos a nosotros mismos. De ahí que repitamos las mismas elecciones una y otra vez hasta el día en que morimos, porque continuamos repitiendo el mismo diálogo interno una y otra vez hasta el preciso momento de la muerte. Un guerrero es consciente de ello y lucha por detener su diálogo interno”

Los libros de Castaneda son bastante especiales y pueden considerarse demasiado esotéricos para tu gusto, pero eso no quita que tienen fragmentos cargados de sentido como este que te he puesto. Eres tú mismo quien sostiene esa realidad, esa visión del mundo repitiéndote las mismas cosas de manera inconsciente una y otra vez. Repitiéndote tus limitaciones hasta convertirlas en ciertas. Repitiéndote “yo soy así” , “yo no puedo cambiar” y frases de ese tipo. Hasta que las has repetido tantas veces que te convences de que son ciertas.

¿Cómo gestionar tu pensamiento?

Hay varias estrategias a realizar, cuantas más de ellas realices más posibilidades de cambio tienes:

  1. Entender que tu manera de pensar es sólo un modelo del mundo de los millones que hay. Y que nadie, sólo tú y las circunstancias que te precedieron, te obligan a pensar de esa manera. Y que eso se puede cambiar.
  2. Asumir que la mayor parte de tus pensamientos no son ciertos, son solo tú manera de ver el mundo y a ti mismo, a veces acertada y otras muchas equivocada.
  3. Que hacer ese cambio no es sencillo, pero puede hacerse. Y para ello hay que realizar dos pasos: aprender a relacionarte de otro modo con tus pensamientos y cambiar algunas de esas creencias que te limitan.
  4. La mejor manera que conozco para aprender a relacionarte de otro modo con tus pensamientos es el mindfulness. Es de hecho uno de los objetivos principales del mindfulness, relacionarnos de otra forma con nuestros pensamientos. Las plazas a mi curso presencial de mindfulness están de momento cerradas pero en Dueño de tus emociones, capitán de tu destino puedes hacerlo de manera online.
  5. Y la mejor manera que conozco para cambiar las creencias internas negativas es la terapia. La confrontación con un especialista, para evitar el auto-boicoteo, es el mejor modo de que te des cuenta de cuáles son y puedas empezar a cambiarlas de verdad. Si no consideras que sea tu momento para hacer terapia, en mi curso online Dueño de tus emociones, capitán de tu destino también trabajarás algunos aspectos de las creencias y de cómo crear estados internos potenciadores. Y te ayudará a descubrir lo que de verdad te gusta hacer. Porque a veces, no estar haciendo lo que uno quiere le provoca esos diálogos consigo mismo limitantes. La verdad es que te puede dar herramientas muy útiles para tu vida.

Mi única recomendación es que empieces ya a trabajar en ello. Si no te convencen los métodos que yo te ofrezco, busca otros. Pero no vivas a merced de tus pensamientos. No vivas bajo esa tiranía de pensamientos que te limitan y no te dejan ser quien quieres ser, no te dejan estar bien, no te permiten ser feliz. Porque es algo que aunque requiera un esfuerzo por tu parte tiene una recompensa muy grande: vivir liberado. Y eso te ayudará en tu día a día, pero además será la piedra angular en la que sostenerte si en algún momento te enfrentas a circunstancias de verdad difíciles. No lo dejes para más adelante, el momento de hacerlo es ahora.

¿Cómo es tu diálogo interno? ¿Cómo gestionas tus pensamientos? 

 

Libros recomendados:

Mertxe Pasamontes