ovejanegraCuando se habla de autoayuda, pensamiento positivo, coaching, etc… hay un concepto que nunca debe olvidarse: la importancia de ser tu mismo. A simple vista, parece fácil, pero conseguirlo no es sencillo.

Nos pasamos media vida (o más!) oyendo decir a los demás cómo debemos ser: pórtate bien, sé un hombre, sé una señorita, no seas antipático, se educado, no contestes, etc… Es como una ducha de identidad ajena. Tanto, que a vecs se nos olvida quién somos.

Lo peor viene cuando descubrimos que sólo siendo nosotros mismos, sólo desde la más genuina autenticidad podemos comunicar algo y conectar de verdad con los demás. Sólo puedes comunicar aquello que eres. Lo demás es teatro, impostación, hipocresía…. y más tarde o más temprano se acaba descubriendo.

Pero, ¿cómo puedes saber que eres tu mismo?. Algunas pistas:

– Dices las cosas de una manera espontánea (que no es lo mismo que impulsiva).

– Lo que dices, coincide con lo que piensas y sientes. Es decir, eres congruente.

– Haces lo que realmente quieres y sale de ti (o sea, no haces las cosas para agradar a los demás o para complacer).

– Te sientes realmente bien contigo mismo.

Y recuerda, de la única persona que no puedes escapar, es de ti mismo. Si quieres puedes escuchar este tema de Bob Marley, que habla justamente de eso.

listen.php?v=54fdd40

¿Consideras que eres auténtico y congruente? ¿O bien haces o dices cosas sólo para agradar a los demás?

Mertxe Pasamontes