Una de las herramientas que más se utilizan en coaching, es el feedback (retroalimentación). El feedback es esa acción que hacemos cuando reconocemos algo en otro, sea de su comportamiento, de sus capacidades o de su identidad. Es una manera de “reconocer” a la otra persona pero no sólo como algo implícito, sinó como algo que decimos explicitamente.

Podemos poner multitud de ejemplos de feedback: me encanta como eres, que bien hiciste este trabajo, disfruto en tu compañía, que gran habilidad tienes cocinando, etc.

A veces el feedback, puede señalar algún punto de mejora en cuanto a capacidades o comportamientos, pero siempre desde la aceptación incondicional y el respeto (la identidad del otro se acepta o no se acepta, pero no se intenta cambiar).

¿Cuantos feedbacks has dado hoy?¿Cuántos has recibido? ¿Crees que tu vida mejoraría si dieras más reconocimiento y recibieras a su vez más?

Mertxe Pasamontes