mundointerior

Empiezo la temporada post-festivos con una pregunta clara y directa, que más de uno se habrá hecho en alguna ocasión: ¿necesito un psicólogo? . Es además un modo de explicar en que consiste mi trabajo, ya que muchas veces tengo la sensación de que hay gente que me lee pero no tiene claro a qué me dedico. Así que en este post trataré de mostrar las ventajas que puede aportarte un psicólogo, por qué no ha de ser ni es motivo de vergüenza pedir ayuda y además te puede servir para descubrir nuevos aspectos de tí mismo. Hace casi 30 años que en EEUU ir al psicólogo es la cosa más normal del mundo, algo que hacen numerosas personas para optimizar y potenciar sus capacidades y aptitudes y no sólo cuando se sienten mal. Y no podemos decir que les vaya demasiado mal….

Lo primero que hay que dejar claro, que aunque la moda-eclosión del coaching haya pervertido algunos conceptos sobre la psicología, el psicólogo no es quién se dedica a hablar y darle vueltas a tu pasado ni a tratarte sólo si tienes enfermedades mentales. Hay muchas escuelas y corrientes de psicología, pero lo común a la mayoría de ellas es el hecho de tener un profesional formado (con formación homologada) que se rige por un código deontológico muy estricto y que te ayuda en la resolución de diversos problemas existenciales, que pueden ir desde una separación de pareja, a un cambio de trabajo,a una dificultad en un área determinada de tu vida o en la vertiente más clínica, a un problema mental que pueda presentarse en un momento de la vida. Las herramientas con las que cuenta un profesional son múltiples y por citar un ejemplo, las de la psicología cognitiva conductal son las que han dado sus fundamentos al coaching (sólo hay que leer manuales de hace más de 30 años para ver que la formulación de objetivos o la rueda de la vida, no son inventos del coaching, son préstamos de la psicología). Por tanto, algunas de las diferencias que se explican entre psicología y coaching, son ficticias, por ser moderada en mi discurso. Y el enfoque en las sesiones dependerá por tanto de la escuela a la que el profesional pertenezca, no tanto de si hace “psicología” o “coaching”. Por eso yo denomino a mi actividad psicocoaching, ya que tomo como base la psicología pero utilizo un enfoque de coaching cuando es posible y adecuado.

La primera pregunta es por tanto: ¿realmente necesito un psicólogo? ¿no puedo hacerlo yo mismo con algún manual, libro o curso? Y la respuesta es Sí, se necesita un profesional para muchos temas voy a explicar el motivo mediante la Ventana de Johari:

ventanadejohari

Viendo estos cuatro cuadrantes, empieza a estar respondida la pregunta se si necesito un psicólogo, pero no obstante haré algunas aclaraciones de cada uno de los cuadrantes:

Lo que yo sé de mi y los demás saben. Esta es el área pública y no ofrece demasiados problemas, si tienes un conducta que te desagrada y a los demás también, al ser consciente puedes tatar de cambiarla. Dependiendo de qué comportamiento sea te será más fácil hacerlo solo o necesitarás ayuda.

Lo que yo sé de mi y los demás no saben. Esta es un área de intimidad y uno de los casos típicos que se pueden tratar en las sesiones, ya que el psicólogo te ofrece un espacio de confianza y confidencialidad, para poder tratar esos aspectos íntimos y privados. Si los intentas tratar tú contigo mismo, es muy fácil que caigas en las mismas trampas que normalmente te tiendes.

– Lo que los demás saben y yo no sé. Aquí necesitarás de manera imprescindible la ayuda de otros. Pueden servirte de referencia los comentarios de personas cercanas y de confianza, pero como ya comentamos en este otro post, según que temas es mejor tocarlos con un profesional que con un amigo. Y ese profesional puede también “ver” cosas o ayudarte a “ver” cosas que no veías hasta ese momento.

Lo que yo no sé y los demás no saben. En este caso estamos en el terreno del incosciente, de las “motivaciones” y razones ocultas. Es un trabajo en el que casi seguro necesitarás un profesional pues hay que entrar en áreas que suelen permanecer ocultas a tu conciencia. Requiere ganas de querer explorar más en ti mismo.

Expuesto esto, pienso que quedan claras las razones por las que el profesional te puede ayudar y facilitar el proceso. Y sobre todo, porque algo que te molesta de tí mismo, que te perturba de algún modo, que te causa malestar, cuanto antes lo cambies más tiempo tendrás por delante para disfrutar más de tu día a día.  Cuanto más retrasamos un cambio personal del tipo que sea, más facilitamos que ese comportamiento “perturbador” se convierta en un hábito, que nos acostumbremos a él y que cada vez sea más difícil (que no imposible) cambiarlo. Si haces esa inversión en tí mismo, en ese cambio, la podrás disfrutar el resto de tu vida.

Una pista que nos puede ayudar a descubrir si tenemos un comportamiento problemático es estar atentos a los momentos que reaccionamos de manera desmesurada ante algo, pues si se repiten, pueden ser una señal de que algo no marcha del todo bien.

Porque como reza el célebre adagio zen: Si hoy no cambias algo en ti, ¿por qué suponer que algo en ti mañana será diferente?

Cada cuál que se mire en profundidad y decida si hay cambios personales o profesionales que le podrían hacer la vida más feliz. Si es así y necesitas un poco de ayuda: ¿que hay de malo en ello?

¿Crees que ir al psicólogo es síntoma de debilidad? ¿Crees que un profesional podría ayudarte?

Si necesitas ayuda psicológica, ponte en contacto conmigo.

Si quieres escuchar el post en formato podcast clicka en el reproductor:

Mertxe Pasamontes

pd. Evidentemente los campos de actividad de la psicología son múltiples y también incluyen la vertiente más clínica para el tratamiento de los trastornos mentales, pero como he dicho no es el único. Y yo dedico una parte de mi actividad a la clínica, porque me gusta y me interesa.