Este post viene a consecuencia de unas actualizaciones del muro que vi hace unos días en Facebook en que numerosas personas manifestaban tener fobiaa volar, otras a las alturas y algunas cosas más. Que una persona pueda tener un miedo o directamente, una fobia a algo en concreto resulta más habitual de lo que nos pensamos. Podríamos considerarlo fobia cuando de ello se deriva un miedo intenso o incapacitante. Porque eso es una fobia, un miedo desproporcionado ante un estímulo concreto. En el caso de la fobia a volar, un comportamiento fóbico podría ir desde el que consigue subirse a un avión aunque lo pasa fatal o necesita medios externos para controlar la ansiedad (medicación, alcohol..) hasta el que ni siquiera puede subirse al avión. Que renuncia a hacer cualquier viaje que obligue a coger un avión para realizarlo.

Una fobia no deja de ser un “mal aprendizaje” que hicimos en algún momento de nuestra vida. No obedecen al raciocinio y aunque puedas pensar que es absurdo tener ese miedo, sigues sintiéndolo. Las fobias simples son las que tiene un solo objeto fóbico: volar, las alturas, algún tipo o varios de insectos, palomas, lugares cerrados, lugares abiertos, las agujas,  y un largo etcétera. Cuando se da un conjunto de fobias o se producen en situaciones “complejas” como la interacción social (fobia social) se considera una fobia compleja y puede esconder otros trastornos de base, como la ansiedad o algún trastorno de personalidad.

Como os he dicho al principio, este post vino de lo que leí en el muro de Facebook, sobre todo de la sensación que tuve de que muchas personas aceptan vivir con su fobia aunque eso les limite en algunos aspectos de su vida. Es decir, bastantes personas aceptan no volar o pasar mucho miedo haciéndolo, no subir en ascensores (no quiero imaginar si han de subir al piso 22), no ir a lugares altos, no hacerse un análisis de sangre por miedo a la aguja, etc.. Eso me dejó perpleja. Puedo entender que si has hecho un tratamiento o varios y no te ha funcionado, no quieras volver a probar, pero me sorprende la sensación de no haberlo ni intentando.

Yo conozco dos procedimentos para “curar las fobias” uno que viene de la psicología académica (desensibilización sistemática) y otro que viene de la PNL y no está “demostrado” científicamente. He usado los dos con bastantes pacientes. Y mi experiencia es la siguiente: para las fobias simples es mejor la PNL pues el tratamiento no requiere en ningún momento de exposición al estímulo fóbico. En fobias complejas, es mejor una combinación de ambos métodos.

Sólo añadir que la cura de fobias con PNL, incluida la fobia a volar, se puede hacer en dos sesiones de una hora cada una. No se pasa mal y la efectividad es muy alta según mi experiencia y los resultados obtenidos. Y se puede hacer por Skype, no es necesario ni desplazarse. He creído conveniente explicarlo pues creo que muchas personas conviven con su fobia por no saber que hay alternativas para quitarla y que además no requieren de pasarlo mal para conseguirlo. Si alguno de los que han pasado por mi manos quiere dejar un comentario de cómo fue la experiencia, se lo agradeceré. Yo no puedo dar detalles por ética profesional. Porque lo malo de las fobias es que en ocasiones, empezamos teniendo una fobia y acabamos generalizando la ansiedad y teniendo varios “miedos” de diversa intensidad.

Espero que esta información os sea de utilidad. Os dejo, como siempre, con unas preguntas: ¿Tienes fobia a volar o alguna otra fobia? ¿te gustaría superarla? Contacta conmigo 

Escuchar podcast:

Mertxe Pasamontes