Son una firme defensora del Mindfulness y de los beneficios que comporta su práctica. Con el Mindfulness desarrollamos el observador interno y somos más capaces de observar nuestros pensamientos y emociones y de estar con ellos mientras suceden. Adquirimos con el tiempo mayor ecuanimidad y la capacidad de ser menos reactivos. Y  de no dejarnos arrastrar por nuestros pensamientos continuamente. Pero si lo que queremos es seguir un camino de autoconocimiento y profundización en nosotros mismo, puede no ser suficiente con el Mindfulness.

¿Por qué el Mindfulness por si solo no es suficiente?

  • Por las limitaciones de tu propia percepción. Cuando te percibes a ti mismo, estás limitado por tu propio mapa mental, por tus creencias y maneras de ver el mundo. No puedes ver algo que no tienes capacidad de ver, que nadie te ha enseñado a ver ¿Has mirado alguna vez una ecografía y no has visto nada en ella? Sin embargo, el médico era capaz de ver cosas. El tiene la mirada entrenada para ello y tú no. Del mismo modo puede suceder que en tu trabajo con el Mindfulness observes aspectos de ti mismo que no sepas cómo interpretar o peor aún, que interpretes de una manera rígida y repetitiva, inscrita en tu mapa mental. O que ni tan siquiera seas capaz de ver. De ahí la importancia de la terapia y del coaching, ya que te ofrece una mirada profesional y objetiva sobre ti mismo y es el complemento ideal de tu práctica de Mindfulness. Sin eso, muchas veces no sabes qué hacer con lo que observas.
  • Puedes estar repitiendo patrones. En esa práctica en solitario, puedes estar repitiendo patrones sin darte cuenta. Como he comentado en el punto anterior, tu pensamiento está limitado por tu mapa mental, que ha sido formado a partir de tu guión de vida. Eso provoca muchas veces que repitas patrones de comportamiento y pensamiento sin darte cuenta. Y son comportamientos que para ti son completamente normales. Sólo con una mirada externa vas a poder ver que esto está sucediendo.
  • Se necesitan más herramientas. Ya sabes lo que dice el refrán popular, quién sólo tiene un martillo en todas partes ve clavos. Cuando has experimentado con más técnicas psicológicas te das cuenta de que cada una hace incidencia en algún aspecto específico y que se pueden complementar. Por eso en mi curso online Dueño de tus emociones, Capitán de tu destino te ofrezco además de Mindfulness otras técnicas que ayudan a que tengas una experiencia más completa de ti mismo, a que te conozcas mejor y puedas lidiar de otro modo con las dificultades.  No hay que escatimar recursos para conseguir los cambios deseados.

El ego es  muy puñetero y sabe cómo actuar para darte una falsa sensación de cambio. Podría citarte numerosos ejemplos de personas que dicen que han cambiado de manera radical su vida pero en realidad siguen haciendo lo mismo pero de otro modo. Muchos ejemplos de cambio y transformación que se explican como historias de éxito personal, son en realidad repeticiones de patrones en otro contexto. La persona sigue comportándose del mismo modo, pero en otro contexto. Eso provoca que algunas actitudes no surjan o se disimulen, pero no ha habido un cambio efectivo. Y si surgen problemas o dificultades, los viejos patrones emergerán con fuerza. Y la persona tal vez ni se de cuenta de que está repitiendo. Piensa que muchas veces ves lo que deseas ver.

Muchas veces en la terapia yo trabajo con las personas para que primero hagan un cambio de actitud en el contexto en que están en la actualidad. Una vez hecho eso, trabajamos en si es necesario cambiar su situación de manera externa. Puede parecer que eso hace que el proceso sea algo más largo, pero lo que permite es que el cambio sea de verdad interno y que cuando la persona se va al nuevo contexto, sea un nuevo trabajo, una nueva relación o a vivir  a otro lugar, lo haga ya con determinadas actitudes y patrones internos cambiados. De ese modo no se lleva “los vicios” de su ego al nuevo contexto. Ha abierto de verdad su mapa mental y puede comenzar esa nueva etapa de manera más flexible y con muchas más oportunidades de crecimiento. Y el Mindfulness es una estupenda herramienta de apoyo en todo ese proceso. Y que además le puede servir a la persona para el resto de su vida.

Un trabajo combinado de Mindfulness y terapia o la guía de un maestro es la mejor manera de sacarle todo el potencial a la práctica. No sólo obtienes los múltiples beneficios de la meditación sino que además profundizas en tu propio autoconocimiento. Y cuanto mejor te conoces a ti mismo más posibilidades tienes de tomar decisiones que contribuyan a tu felicidad y bienestar.

¿Practicas Mindfulness con asiduidad? ¿Lo complementas con algún otro trabajo personal? 

Mertxe Pasamontes