neuromarketing-libroLa lectura del libro Neuromarketing de Néstor Braidot, resulta extraña ya que de un lado es muy interesante descubrir los avances que la neurociencia está haciendo en el conocimiento de nuestro cerebro y cómo eso puede ayudarnos a conocernos mejor. Pero de otro, inquieta el modo en cómo esos avances pueden ayudar a “manipularnos mejor” a conseguir que hagamos cosas que a priori no deseábamos hacer.

De algún modo en Neuromarketing encontramos instrumentos y herramientas para medir, no aquello que decimos o pensamos conscientemente acerca de un producto, sino lo que realmente nuestro cerebro está sintiendo, incluso cuando no somos conscientes de ello. Un ejemplo del libro explica como ante un anuncio en que una persona era aplastada por un dinosaurio, aunque las personas manifestaban que les hacía gracia, en su cerebro se activaba una zona llamada ínsula, que se activa cuando sentimos rechazo por algo.

Eso permite a las empresas, tanto a los que diseñan los productos como a los que hacen las campañas para su venta, saber qué exactamente han de cambiar para que ese producto sea realmente atractivo a los ojos de “nuestro cerebro”. De algún modo puede decirse que los departamentos de diseño y marketing siempre han intentado hacer eso, pero la diferencia aquí es que no sólo tienen datos de ventas y la información reportada por el consumidor, sino también de lo que está pasando dentro de su cerebro (evidentemente, participar en esos estudios es voluntario).

A mi personalmente, en esta época que tanto se cuestiona si la web social es una perdida excesiva de privacidad, estos experimentos me plantean como poco una duda ética, de hasta que punto es bueno que las empresas puedan saber tanto de nosotros. Si la publicidad se sofistica, puede hacerse realmente difícil sustraerse a su influjo, ya que incidirá en partes de nuestro cerebro sobre las que no tenemos control.

También me preocupa, la cantidad de medios que se destinan a estos estudios que tienen como fin “vender más” cuando otros campos de la investigación en neurociencia, cuentan con recursos limitados. Y me plantea la cuestión de si el neuromarketing está alineado con la sociedad que viene, que como dice Jordi Pigem, será postmaterialista o no será.

Si te apetece discutir de estos temas y otros que aparecen en el libro (que aunque pueda ser un poco denso en materia de neurología, aconsejo leer), te invito a venir al próximo Monday reading, que en Barcelona se realizará en la sede de Excellence, en Balmes 191. Aquí tenéis más información.

¿Crees que ha de haber unos límites éticos en la investigación de la mente con fines comerciales? ¿Sabes protegerte de “la manipulación” comercial?

pd. Si quieres comprar el libro puedes hacerlo clickando en la imagen

Mertxe Pasamontes