veranozen1

En esta época es habitual que los Blogs hagan vacaciones o cambien un poco su temática aporvechando el período vacacional. Este verano me gustaría disfrutar de un Verano Zen y que vosotros también pudierais hacerlo. He escogido el concepto  Zen, pues creo que una de las características que tendrían que tener unas vacaciones es ser vacaciones mentales, digamos que hacer un poco vacaciones de uno mismo y aprender en ese período a disfrutar más del aqui y ahora. Obviamente, yo soy occidental y estoy escribiendo para occidentales, por lo que no será un Zen ni mucho menos estricto sino una actitud para el día a día, para disfrutar más desde la emoción y la relajación y menos desde la tensión y la mente. Poco a poco iréis viendo y así podréis escoger aquellas herramientas que os gustan más y dejar de lado las que os parezcan de menor utilidad o no aplicables para vuestro caso.

Pero antes de hacer eso me gustaría hacer un breve repaso a las Reflexiones veraniegas del año pasado, ya que es posible que muchos no las hayáis leído o ya no las recordéis y me parecen un buen punto de partida para el verano Zen. De algún modo todo está relacionado y las reflexiones veraniegas perseguían diferentes maneras de abrir y ampliar nuestro mapa mental aprovechando el hecho de salir de la rutina que nos proporcionan las vacaciones. Es posible que en algunos post del Verano Zen os recomiende leer alguna de esas recomendaciones, pero os hago ahora un breve resumen por si queréis ir mirándolo y aplicando desde ya algunas cosas.

Los post sobre cómo abrir nuestro mapa mental en verano son:

– Revisión de objetivos

Una explicación de como hacer una buena formulación de objetivos y de cómo los objetivos nos ayudan a marcar un rumbo a seguir. Con un pequeño cuento inspirador.

La consabida “zona de confort”

Resulta imposible hablar de ampliar el mapa y del propio cambio sin hacerlo de la zona de confort. Para ampliar nuestro mapa tenemos que alejarnos de los territorios más  conocidos. En este post te sugiero alguna forma de empezar a hacerlo e incluyo también un breve cuento metafórico para que empieces a cuestionarte cosas.

Cultiva un nuevo hobbie

Otra de las sugerencias en esta tarea de ampliar el mapa mental es practicar un nuevo hobbie. Aprender algo nuevo y más si eso implica diversión y placer, como suele ser en el caso de los hobbies, es una excelente manera de abrir nuestra mente y además aprender a entrar en flujo.

Leer para abrir la mente

Muchas personas aprovechan el hecho de tener más tiempo libre en vacaciones para leer. La lectura, sobre todo si es variada y nos atrevemos a cambiar de registro, es también un modo de abrir el mapa al conectar con diferentes maneras de ver el mundo.

¿Por qué escribir?

Escribir es ir incluso un paso más allá que en el punto anterior de leer. Escribir es poner tu propio mundo mental por escrito. Te obliga a expresarte y a ser consciente de qué es lo que te estás contando a ti mismo. Lee más si quieres saber cómo…

Hoy no voy a explicar nada más porque si leéis alguno de los post propuestos ya es suficiente trabajo para empezar. Y en el próximo post ya empezaremos a meternos más en el tema de cómo vivir un Verano Zen.

Lectura recomendada: Brenda Shoshanna, Sabiduría zen para la vida cotidiana: Como hallar la serenidad en un mundo vertiginoso

Si quieres escuchar el post en formato podcast aquí lo tienes:

Mertxe Pasamontes