Tu lista de propósitos para el 2013 puede ser muy larga o muy corta, quién sabe, pero hoy me voy a centrar en un sólo propósito que puede aunar a otros muchos en su seno: descubrir tu pasión, tu elemento, aquél lugar en dónde confluye lo que te gusta hacer con lo que se te da bien. No es fácil llevar una vida con rumbo propio, pero no hacerlo me temo que es mucho peor. Si quieres puedes leer el post del fin de año pasado para saber cómo lograr esos otros propósitos que seguro que te has planteado, pero para este año, yo voy a hablarte de uno solo.

En mi anterior post, te hablaba de qué te pierdes persiguiendo el éxito y ya dejaba caer en el mismo, que de algo había que vivir y de eso vamos a hablar hoy.  Porque está muy bien disfrutar y vivir el momento, pero en una sociedad como la nuestra necesitamos un mínimo de dinero para vivir. Cuánto necesitemos ya dependerá de cada uno y no es el objetivo de este post ayudarte a ganar dinero. Aunque tal vez puedes releer el post de cómo simplificar tu vida y eso te ayude a “no necesitar tanto”. El objetivo es que encuentres aquello que te gusta y probablemente, eso acabará dándote dinero. O tal vez no y tendras que ganarlo de otra manera. Pero sabrás con lo que de verdad disfrutas. Y eso ya es mucho (y yo creo que te dará dinero, pero no vamos a entrar en un razonamiento circular…).

Algunas personas ya saben cuál es su elemento, ese cruce de lo que les gusta hacer y además se les da bien. Son muy afortunadas en ese sentido. Pero mi experiencia me dice que hay muchas más que no lo saben o que si alguna vez lo supieron, lo perdieron en esos avatares de la vida. Por eso aquí os voy a dar unos primeros pasos para descubrirlo. Si no encuentras el momento de seguirlos o no sabes cómo hacerlo, es el momento de pedir ayuda externa. Pero tal vez, si pones un poco de empeño, te sirvan de orientación. Coge papel y boli y a por ello:

¿En qué eres bueno? Seguro que hay cosas que se te da bien hacer, que haces sin ninguna dificultad. No me vale una respuesta tipo “no soy bueno en nada” porque todo el mundo tiene habilidades para algunas cosas. Puede que sea algo en lo que nos has reparado porque para ti es normal, pero eso no quiere decir que para otra persona eso mismo que tu encuentras “chupado” sea dificultoso. Seguramente habrá diversas cosas que se te dan bien, así que te sugiero que hagas una lista para no dejarte ninguna.

¿Qué es lo que siempre deseaste ser en secreto? Puede que sea algo para lo que ya no hay tiempo, o algo que te parece totalmente inalcanzable pero de entrada no descartes nada de lo que alguna vez soñaste ser. Es posible que, por citar un ejemplo,  siempre hubieras deseado ser novelista. No se si será posible llegar a ser novelista, pero igual puedes empezar escribiendo un Blog de crítica  literaria, o publicar tus cuentos en pdf, etc.. Lo importante es empezar a moverse. De nuevo, como en el punto anterior, escribe esos deseos porque tal vez sean un buen punto de partida.Y no te de vergüenza hacerlo, nadie más tiene porqué verlo.

¿Qué haces cuando tienes un rato libre? Quizás puedes tratar de hacerte una pequeña tabla durante unos días para saber a qué dedicas realmente el tiempo libre. A qué dedicamos tiempo cuando no hay obligaciones de por medio, nos puede dar una idea de lo que nos gusta hacer. Puede ser que leas, o tomes fotos, o programes webs para los amigos, o elabores algo de manera artesanal, o cocines, etc… No descartes nada, cualquier afición puede ser un buen punto de partida para encontrar tu elemento.

¿Qué cosas solías hacer y ya no haces? Trata de darte cuenta de si hay alguna afición que has perdido. Puede ser que simplemente sea algo que te dejó de interesar y entonces puedes descartarlo. Pero a lo mejor, hubo otros motivos (falta de tiempo, la impresión de que no servía de nada, un tema económico, etc..) y en ese caso podemos estar de nuevo ante una buena pista.

¿En qué cosas has trabajado? Trata de recordar todos los trabajos que has tenido (si es más de uno, obviamente) y ver cuál o cuales te hicieron disfrutar más. Puede que sea el mismo que tienes o buscas, pero tal vez no…

¿Qué te divierte hacer? Aquí se trata no sólo en el tiempo libre, sino también en el trabajo. Descubre qué partes de tu trabajo te apasionan más, en que se te pasan las horas de manera más rápida y entretenida. A mi, por ejemplo, el rato que paso en sesiones me vuela. Sé que eso me gusta hacerlo. Intenta darte cuenta de cuándo te sucede a ti.

– ¿Sobre qué lees o te informas? Observa el tema de los libros que lees o de las cosas sobre las qué lees. ¿Hay algún tema que se repita? ¿Sería un buen punto de partida?. No descartes nada por absurdo que te parezca. Puede que tu creas que lo que te gusta no tiene ningún interés, pero hoy en día con el tema de la economía de la Long Tail, hay nichos de mercado para temas muy especializados.

Si realizas el análisis que te he dicho y tomas las notas comentadas empezarás a tener una buena cantidad de información sobre qué te gusta y qué se te da bien. A partir de ahí debería comenzar una fase más rigurosa en la que tendrás que empezar a hacer pruebas y experimentar para saber hasta dónde podrías llegar con eso. La recomendación es empezar por aquello que te haga más ilusión, pues es un buen indicador a la hora de iniciar una nueva vía, el sentirse motivado. No sabemos hasta dónde puede llevarte este camino, pero como ya sabes, lo importante es el camino. Y que sea un camino con corazón.

Así que sólo me queda decirte, escoge un camino con corazón y ten un muy Feliz 2013. 

Escuchar podcast:

Mertxe Pasamontes