A la mayoría de nosotros si nos preguntan que queremos de la vida, de un modo u otro acabaremos respondiendo que ser felices. Le daremos más o menos vueltas a la respuesta, pero al final, diremos algo de ese tipo. Y me parece totalmente lógico. Nos ha sido dado un tiempo de vida que sabemos finito y una de la mejores maneras de aprovecharlo es siendo felices. Pero aunque no siempre es fácil conseguirlo se puede recuperar la felicidad.

Podemos leer miles de páginas sobre qué es la felicidad, sobre cómo ser felices, trucos para conseguirlo, cursos, seminarios….Incluso algunos se atreven a plantear fórmulas que medirían la felicidad. Tanto puedes llegar a leer que es posible que acabes creyendo que conseguir ser feliz es algo muy complejo. Y entonces encuentras un estudio del área de Psiquiatría del Hospital Universitario Son Espases que ha conseguido probar que la recuperación de la depresión o el trastorno mental de causa multifactorial se produce “mejor y de manera más rápida” cuando el paciente opta por “hábitos acordes a la naturaleza humana” como “dormir las horas adecuadas, hacer ejercicio físico, estar en contacto con la naturaleza, disfrutar de la exposición solar y mantener una dieta saludable”. Y además “mantiene una relación estrecha e interdependiente con un clan social”.

Te las repito:

– Dormir lo suficiente

– Hacer ejercicio físico

– Dieta saludable

– Exposición solar

– Estar en contacto con la naturaleza

– Tener contacto social

Lo más básico. Lo de perogrullo. Lo que todos sabemos. Pero que no obstante la mayoría de la gente se empeña en no llevar a cabo. Porque están ocupados en otras cosas más importantes. Cosas como tener éxito, ser el mejor en algo, mejorarse a si mismo, conseguir no sé cuantas cosas más…. Y sí, todo eso puede ser importante. Pero siempre que no sacrifiquemos los básicos. O por lo menos no lo hagamos por mucho tiempo. O no todos a la vez. Puede ser que estés inmerso en un proyecto que temporalmente te obligue a estar menos con tu familia y amigos y tal vez a dormir menos horas de las recomendables. Pero ha de ser temporal. Si lo prolongas excesivamente empezarás a pagar las consecuencias.

Yo no estoy diciendo que por dejar de hacer esos básicos durante algún tiempo vayas a deprimirte, pero es posible que tampoco te sientas muy feliz. Porque para sentirte feliz necesitas que cuerpo y mente estén en equilibrio. Y para tener ese equilibrio hay que respetar esos “básicos” que he comentado.

Me gustaría que leyeras el siguiente cuento:

El rico empresario que había ido a pasar unos días a la playa se horrorizó cuando vio a un pescador tranquilamente recostado contra su barca y fumando pipa.

¿ Por qué no has salido a pescar?, le preguntó el empresario.

Porque ya he pescado bastante por hoy, respondió el pescador.

¿ Y por qué no pescas más de lo que necesitas?, insistió el empresario.

¿ Y que haría con ello?, preguntó a su vez el pescador-

Ganarías más dinero y de ese modo podrías poner un motor a tu barca, entonces podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Entonces ganarías lo suficiente para comprarte una redes de nylon, con las que obtendrías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas….. y hasta una verdadera flota y serías rico, como yo.

¿ Y qué haría entonces?, Preguntó de nuevo el pescador.

Podrías sentarte y disfrutar de la vida, respondió el empresario.

¿ Y qué crees que estoy haciendo en este preciso momento?, respondió el satisfecho pescador….

Como os explico en mi último Ebook, Simplifica tu vida. Haz lo que quieres hacer. Descubre tu elemento y fluye con él. Pero no te compliques. Tendemos a complicarnos la vida para alcanzar cosas que en realidad ya tenemos al alcance de la mano. Lo que ocurre, como con los consejos que os he comentado, que de tan obvios que son, de tan cerca que están, no los vemos. O nos parecen poco valiosos por ser tan sencillos. Muchos hablan del elogio de lo simple, de la lentitud, del downshifting. Pero solo es “postureo”. No lo creen de veras. Son como el empresario del cuento. Lo triste, es que el material del que está hecha tu vida es tiempo. Mira bien como lo empleas, como lo gastas, como lo disfrutas. Porque al final de tus días, es lo único que te habrás llevado, esos momentos vividos.

¿Qué cosas necesitas para ser feliz? 

 


Mertxe Pasamontes