relajacionprogresiva

Después de unos cuantos post algo más cañero creo que ha llegado el momento de tomarnos unos minutos de relajación. Varias veces he hablado en este blog de la necesidad de evitar el estrés y llevar una vida más relajada. Ya expliqué en un post algunos consejos básicos para gestionar el estrés, pero hoy quería hacer más incidencia en lo que concierne a la relajación.

Para evitar sentirnos ansiosos o estresados hay dos vías, que de hecho son complementarias:

Evitar aquello que nos produce el estrés. Se puede trabajar en este aspecto pero siendo realistas sabemos que no siempre es posible evitar las situaciones de estrés al 100%. Exige además un trabajo interno para aprender a tomarnos las cosas de otra manera, para aprender a cambiar nuestro diálogo interno, que suele precisar de ayuda profesional pues no nos suele resultar fácil cambiar nuestros mapas mentales.

Paliar los efectos del estrés o ansiedad una vez ya la tenemos. En el post citado ya comenté que una de las maneras de sentirnos más relajados es realizar actividades que induzcan a la relajación como el yoga, el tai chi, dar un paseo por la naturaleza, técnicas de relajación, etc…Incluso hice una propuesta muy sencilla que consistía en realizar diez respiraciones profundas cada hora durante el día. Por cierto: ¿cuántos de vosotros la habéis aplicado?

Hoy me gustaría extenderme un poco en las llamadas técnicas de relajación y regalaros una sesión de relajación grabada para que la podáis utilizar en cualquier momento. Soy consciente que hacer sesiones de relajación es algo a lo que no estamos acostumbrados y que producen ese efecto curioso de que cuando las hacemos nos sentimos bien pero aún y asi no solemos hacerlas. Es como si no encontráramos el momento adecuado. El problema es que para que la relajación se convierta en un hábito, hay que realizar las sesiones cada día, asignarles un horario y cumplirlo. Esa especie de obligación consigue que en unos pocos días se instaure el hábito y tu cuerpo y tu mente esperen ese momento con ganas, incluso que lo eches de menos si no lo haces.

Para esta primera vez, voy a realizar una de las relajaciones más clásicas pero también de las más testadas y efectivas que es la Relajación muscular progresiva de Jacobsen y que además permite hacerla en un tiempo breve con lo que podemos superar la excusa de “no tengo tiempo” fácilmente. Es buena para iniciarse además porqué es poco mental, pone la atención en el cuerpo y eso ayuda a seguirla. Para realizarla simplemente has de contar con unos 15 minutos y tumbarte en un lugar en que puedas estar tranquilo (puede hacerse antes de dormir si quieres). Puedes acomodar la postura durante la práctica si te sientes incómodo aunque es mejor no hacer movimientos bruscos. Como tendrás que tensar los músculos, ten cuidado si tienes alguna lesión, consulta con tu médico en caso de duda y no fuerces si sientes dolor.

Los beneficios comprobados de la relajación son:

– Disminución de la frecuencia cardíaca

– Disminución y regularización de la frecuencia respiratoria

– Disminución de la tensión muscular

– Disminución de la tensión arterial

Todos estos efectos fisiológicos ayudan a entrar en un estado de relajación y poco a poco a ser capaces de distinguir cuándo estamos relajados y cuando tensos. Con la práctica puedes incluso conseguir, fuera de la sesión de relajación, conectar con ese mismo estado de relax cuando sea preciso y poder sentirte relajado en prácticamente cualquier situación. Esa es una de las “gracias” de hacer el aprendizaje que lo puedes hacer extensivo a tu vida cotidiana.

Dicho esto, escucha la grabación y simplemente deja que las cosas ocurran. !Espero que la disfrutes¡

Una advertencia, en esta ocasión el podcast sólo contiene la relajación, así que no te lo pongas si vas en el coche!