sisifo-1-fdYa he hablado alguna vez que en la vida no hay fracaso, sino feedback. Todo lo que nos sucede, es una información que podemos tomar para con esos datos seguir adelante en nuestro camino. Pero no siempre es fácil. A veces nos sentimos abatidos, sentimos que hemos perdido demasiado y que ya no merece la pena continuar.

Pero no es así. Como dijo Albert Camus: En las profundidades del invierno finalmente aprendí que en mi interior habitaba un verano invencible.

Claro que las cosas pueden ir mal. Hasta puedes haber perdido gran parte de lo que daba significado a tu vida. Entonces es tiempo de un nuevo comienzo. Cuando ya no queda nada que perder, es que queda todo por ganar. Pero para eso es fundamental tu actitud. Tienes que volver a encontrar tu lugar en la vida sin las “seguridades” y hábitos que tenías hasta entonces.

Se denomina resiliencia a esa capacidad de salir adelante después de grandes crisis. A esa fuerza interior que a pesar de los pesares, te hace continuar, pensar que más allá de esos momentos duros, quedan cosas bellas por descubrir y que mientras estés vivo, puedes llegar a encontrar la felicidad aunque sea en un recodo inesperado el camino.

Hay múltiples ejemplos de personas que han pasado por situaciones terribles y han dado un giro a su vida y lo que ha venido después ha sido mucho mejor de lo que tenían con anterioridad. Y si no mejor, por lo menos distinto, algo que puedes disfrutar. Un ejemplo de eso es Steve Jobs, de quién puede escuchar un discurso en esta entrada. Pero hay muchos otros, con vidas mucho más duras y pérdidas que parecen imposibles de superar.

Así que sólo me queda preguntarte: ¿Te resignas ante las contrariedades y lo das todo por perdido o prefieres seguir la lucha para encontrar un nuevo destino?

Mertxe Pasamontes